El tiempo en: Arcos
Martes 23/04/2024  

Arcos

Piadoso Vía Crucis en Arcos con Jesús Nazareno

Cientos de arcenses acompañan a Nuestro Padre en el primer acto cuaresmal del colectivo de hermandades

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai

Vía Crucis de las hermandades de Arcos con el Nazareno.

Vía Crucis de las hermandades de Arcos con el Nazareno.

Vía Crucis de las hermandades de Arcos con el Nazareno.

Vía Crucis de las hermandades de Arcos con el Nazareno.

Vía Crucis de las hermandades de Arcos con el Nazareno.

Vía Crucis de las hermandades de Arcos con el Nazareno.

Si la fe mueve montañas, la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno mueve masas. Así se pudo comprobar durante el Vía Crucis que anualmente organiza el Consejo Local de Hermandades y Cofradías (CHHCC) de Arcos y que en esta ocasión se sirvió del Cristo más venerado de la ciudad. El simbólico acto se celebra el primer lunes de Cuaresma y, sin duda, la comunidad cristiana respondió a la significativa convocatoria que daría inicio con el traslado de la sagrada imagen desde su templo de San Agustín. Ello acabó convirtiéndose en una procesión en toda regla, pues la parihuela del Señor fue escoltada por un cuerpo de acólitos e incluso un sexteto de música de capilla, amén de la presencia de la Corporación municipal con el alcalde arcense, Miguel Rodríguez, al frente.

La procesión cubrió el trecho entre San Agustín y la Basílica Menor de Santa María de la Asunción en cuyo interior tuvo lugar el rezo del Vía Crucis. Cada estación de la Pasión y Muerte del Señor fue rezada por un representante de cada cofradía arcense. El cortejo recorrió  las calles San Juan, Alanises, Altozano, Piedra del Molino, Martín Montero, Bóvedas, Boticas, plaza de Boticas, Escribano, plaza del Cabildo, Gradas y entrada en el templo. 

El retorno de la imagen a San Agustín una vez culminado el Vía Crucis se llevó a cabo de nuevo como una pequeña procesión que concluyó en torno a las 23.00 horas, quedando acompañada por el pueblo portando velas, la representación de la hermandad del Nazareno, estandarte de la hermandad…, todo ello dispuesto en filas con cirios y con la correspondientes representaciones. La talla del Nazareno fue portada por los hermanos que designó cada hermandad.

Entre las anécdotas de la devocional velada, incluso algún vecino se atrevió a recitar unos  versos a la imagen de Nuestro Padre como señal de fe.

 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN