Quantcast
El tiempo en: Arcos
Martes 19/10/2021

Desde el Baluarte

Seguridad y calma

Se trata de dos palabras muy usadas y que vienen a emplearse cuando la cosa se pone realmente fea.

Publicado: 17/03/2021 ·
12:57
· Actualizado: 17/03/2021 · 12:58
  • AstraZeneca.
Autor

Miguel Ángel Ruiz Anillo

Miguel Ángel Ruiz Anillo es asesor jurídico y colaborador social en diferentes proyectos con una dilatada experiencia

Desde el Baluarte

Desde el Baluarte el autor pasa revista a la actualidad social vista desde su construcción más justa

VISITAR BLOG

Se trata de dos palabras muy usadas y que vienen a emplearse cuando la cosa se pone realmente fea. Es muy humano el reclamar un mínimo de seguridad para evitar caer en la tentación del miedo en determinadas circunstancias. Algo muy susceptible de que ocurra cuando estamos inmersos en una pandemia sanitaria sin precedentes en todo el mundo y cuando esta crisis del coronavirus está originando un auténtico tsunami con una crisis social y económica también sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial.

Hay que garantizar la seguridad en el proceso de vacunación sobre todo después de lo que está sucediendo con la vacuna de AstraZeneca y los casos de trombos que se plantean que puedan estar relacionados con la administración de esta vacuna.

Es un auténtico varapalo porque ahora que el proceso de vacunación estaba en velocidad de crucero con la llegadas de un número importante de vacunas, esta decisión de diferentes países de la Unión Europea de paralizar el suministro de dosis de esta empresa va a implicar un retraso en los calendarios previstos para que estemos la mayoría vacunados antes del verano.

Por ello, la Agencia Europea del Medicamento y, en España, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios deben ofrecer informes exhaustivos sobre lo ocurrido y las posibles consecuencias adversas que pueda tener para la salud esta vacuna. Debe darse una clara seguridad a la ciudadanía. No se merece el mundo que encima se les cree una preocupación adicional desde un punto de vista sanitario a lo que ya tienen asumido.

Igualmente hay que pedir calma. Estamos hablando de tres casos en nuestro país hasta hoy con reacciones adversas importantes tras suministrarse esta vacuna a cerca de un millón de personas en nuestro país. Es decir, estamos hablando de casos mínimos.

Con esto no les quiero decir que no sea importante. Está claro que se lo cuenten a las familias y a los propios afectados por esta cuestión. Es un auténtico fastidio que destroza vidas pero tampoco podemos crear un alarmismo injustificado haciendo ver que vacunarse sea sinónimo de ictus.

Por eso es importante que se cree la seguridad. Tras esa confianza llega la calma y ese es el trabajo que deben ofrecerse desde los organismos públicos que tienen competencia en la materia.

Hasta ahora los Gobiernos han fallado en la mayoría de casos en esta labor de ofrecer la mayor confianza posible a los ciudadanos. Espero que este no sea un nuevo error, un nuevo peso muerto a lo que ya estamos viviendo desde el mes de marzo del año pasado.

Y, por favor, un último llamamiento: ha podido paralizarse esta vacuna pero hay otras dos más autorizadas y existen otras que están en cola de espera para tener el visto bueno definitivo. Ese es trabajo también de quien nos gobierna así que manos a la obra sin nigún tipo de excusa.

COMENTARIOS