Quantcast
El tiempo en: Arcos
Sábado 25/09/2021

Jerez

Segunda huelga en el call center Majorel en dos meses

La plantilla de la empresa telemarketing con sede en el Parque Empresarial vuelve a la carga para reclamar mejoras

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
  • La sede de la antigua Qualytel, ahora Majorel.
  • Piden una opción para ir al baño y tener pausas fisiológicas sin que se las descuenten de su tiempo de descanso
  • Denuncian también la falta de formación y la presión y el estrés que este déficit conlleva cuando llegan nuevas campañas

La plantilla del call center Majorel (antigua Qualytel) del Parque Empresarial de Jerez, que se encuentra teletrabajando desde el inicio de la pandemia, está convocada este viernes a la que es su segunda huelga en dos meses para reclamar una serie de mejoras que en el comité de empresa consideran “elementales” y hasta irrisorias. Tal y como denuncian, la empresa dedicada a servicios de telemarketing que emplea al mayor número de trabajadores de Jerez y de la zona, pues el personal contratado supera a las 1.500 personas en estos momentos y, según las campañas, fluctúa hasta cerca de las 2.000, “sigue sin permitir a sus empleados una opción para que puedan ir al baño y tener pausas fisiológicas”.

En su defecto, la opción que les dan sigue siendo que las veces que tengan que “desconectar” de sus servicios telefónicos para ir al baño se vayan descontando de su pausa de comida, lo que les reduce a  “personas atadas a un casco sin poder hacer algo tan básico como ir al baño es algo inaceptable y propio de otros tiempos”, señala María José Monge, presidenta del comité de empresa de Majorel SP. A esta reivindicación “básica” suman que los teleoperadores que trabajan para proyectos como ING, Naturgy, Repsol, Iberdrola y Orange “no tienen asegurado el poder salir a su hora”.

Incluso trabajadores que tienen una reducción por guarda legal o concreciones horarias para hacerse cargo de sus hijos o personas mayores, añaden, pueden llegar a quedarse 15, 20 minutos o más después de su jornada de trabajo sin que ese tiempo le sea abonado ni devuelto. Las secciones sindicales de UGT, CCOO y SAT también se quejan de la falta de formación que llevan acusando de cara a nuevas campañas y productos y que aumentan la presión y el estrés de la plantilla, al exigirle “tiempos imposibles”.

 Por último, reclaman que se anteponga la calidad de la atención al cliente a la consecución de una venta o no durante el servicio. Independientemente de lo que ocurra con los paros de hoy, para los que no han fijado servicios mínimos, si bien les consta que la empresa  intentará tirar de personal de ETT, el comité de empresa tiene previsto plantear estas reivindicaciones a la Inspección de Trabajo a nivel estatal para que esas mejoras lleguen a los otros centros de Majorel repartidos por el país para hacer fuerza. “No quieren crear un precedente en Jerez y están cerrados en banda”, señala Monge. En cualquier caso, les consta en la anterior huelga “hicimos daño y el sistema se caía y se ralentizaba”.

COMENTARIOS