Quantcast
El tiempo en: Arcos
Jueves 27/01/2022  

Notas de un lector

La puerta del jardín

Ve ahora la luz, con traducciones del euskera al castellano de la propia autora, “Cómo guardar ceniza en el pecho”, de Miren Agur Meabe

Publicado: 10/01/2022 ·
10:38
· Actualizado: 10/01/2022 · 10:38
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Autor

Jorge de Arco

Escritor, profesor universitario y crítico. Académico de la Real Academia de San Dionisio de Ciencias, Artes y Letras

Notas de un lector

En el espacio 'Notas de un lector', Jorge de Arco hace reseñas sobre novedades poéticas y narrativas

VISITAR BLOG

Ve ahora la luz, con traducciones del euskera al castellano de la propia autora, “Cómo guardar ceniza en el pecho” (Bartleby Editores)  de Miren Agur Meabe, galardonada con el premio Nacional de Poesía 2021. Nacida en Lekeitio (1962), es amplia su trayectoria en el campo de las letras donde ha obtenido en tres ocasiones el Premio Euskadi de Literatura Juvenil; también en poesía, pues ya en 2001 y 2011 fue distinguida en dos ocasiones con el Premio de la Crítica.

     Ahora, su quinto poemario, ha tenido el reconocimiento de un jurado que ha sabido valorar su madurez expresiva y su lúcida heterogeneidad a la hora de comunicar un mensaje multiforme, dispar en su temática, pero aunado en la manera de comprender la existencia y la creación. No en vano, la propia autora confesaba recientemente en una entrevista que “entre mi vida y mi obra hay una unidad total”. Y al hilo de estas páginas, puede hallarse ese nexo que situará al lector en un universo cómplice, cercano a la diaria batalla que ofrece lo cotidiano.

Hay en estos poemas que combinan el verso con la prosa, una clara celebración de la experiencia como forma de vehicular la vibrante sorpresa que guardan las albas. Y, a su vez, hay una forma excepcional de afrontar todo aquello que guarda relación con la memoria. Porque la escritora bilbaína se sabe deudora de un ayer que es hoy su patria mejor, su cobijo más profundo. Desde él, medita, se inquiere, se rebela, se emociona, se culpa…, y anhela reconstruir esos pedazos rotos que fueron dejando los años. No hay espacio aquí para el artefacto literario ni el oropel, tan sólo la sinceridad de una palabra que cala hondamente en los adentros y se hace pecado y melancolía, ventura y desamparo: “¿Cómo guardar ceniza en el pecho?/ No existe método./ Tan sólo resistir en el lindero/ sin pensar en eso que se añora./ Aceptar que la vida no dispone de ningún plan para nosotros”.

Dividido en siete apartados, “El método”, “Un álbum”, “Fósforos”, “Viaje de invierno”, “Tempo giusto”, “Esa puerta” y “El estigma accidental”, el volumen converge en la búsqueda de una lumbre (“Toda biografía emite un átomo de luz”) que clarifique la introspección del yo y salvaguarde en buena medida su conciencia. La arquitectura humana ofrece, sin duda, sus grietas, y en el intento de dar solidez a su condición, se afana la autora vasca para reflejar con honestidad sus estados anímicos. Y lo hace mediante una palabra que habla y que reflexiona sobre su cotidianeidad, y la cual deviene, al cabo, en inquietud y en duda, en ausencia y en amor: “Vuelvo a abrir la puerta del jardín./ Un otoño eterno se derrama / sobre los racimos./ Hoy te desnudaré sin tocarte./ Ahora no tienes cuerpo(…)
No soy tu consorte viuda enamorada;/ tan sólo una amapola y su toxina./ No puedo abrazarte cada viernes,/ ni aliviarte con agua de limones”.

    Estamos, en suma, ante un poemario de extrema y externa intimidad, que revisa y refunda un modo de expresar y de sentir el mundo circundante, con sus amargas verdades y sus complejas dichas. Un poemario, sí, de una clarividente intensidad, en donde cabe cuanto nos hace y nos deshace, cuanto dicta la realidad y el deseo que nos torna humanamente finitos.

TE RECOMENDAMOS